Campo Nocturno

Campo Nocturno

Campo Nocturno

El 13 de agosto el Ballet Nacional Sodre estrena la obra Nocturno con música original de Juan Campodónico y coreografía de Martín Inthamoussú.

11225422_943028025764888_2294889597556316958_o

Al mismo tiempo, la música de la obra estará disponible en CD y formato digital.

El disco incluye además la canción “La luz tranquila”, compuesta por Juan Campodónico y Martín Rivero y el tema “Ciudad nocturna”, un poema de Gabriel Calderón con música de Pablo Bonilla.

El 17 de setiembre Campo presentará el show “Nocturno” en la sala principal del Auditorio del Sodre.

Será una presentación diferente del colectivo.

Un show que incluirá la música para el ballet y todo el repertorio de Campo junto a una orquesta de cámara.

Julio Bocca, director del Ballet Nacional Sodre, le planteó a Juan Campodónico la idea de componer música original para el BNS con motivo de cumplirse, en 2015, ochenta años de la primera puesta del BNS de un autor nacional. La idea fue celebrar con una nueva puesta original con la música de Campodónico y la coreografía de Martín Inthamoussú.

Cuenta Juan. “En unas vacaciones estuve en una casita en Rocha rodeada de monte nativo. Uno de los pocos montes que quedan cerca de la costa en esa zona. En medio de la noche me desperté y escuché como el monte sonaba. Sin abrir los ojos vi una noche muy colorida, llena de vida. Cuando empezamos a trabajar en el Nocturno con Martín Inthamoussú, quisimos hacer algo que represente quienes somos ahora y que fuese un viaje a través de nuestra identidad a lo original. Aún está ahí a veces apretada, la tierra, los árboles nativos, la flora, la fauna, el clima, el paisaje, el viento, la geografía.

Aún en la ciudad, esta gran masa de hormigón y asfalto, viven muchísimas especies de flora y fauna original”.

 

La obra se divide en tres movimientos, tres paisajes musicales.

“Ciudad” muestra lo contemporáneo. Lo feo y lo duro de una gran ciudad, pero también su sofisticación y belleza. Una mezcla entre la calma de una milonga contemporánea con potentes ataques electrónicos y sensualidad afro-uruguaya.

“Los Sueños”, el segundo movimiento, nos lleva a la noche profunda, una atmósfera musical onírica y minimalista.

“Monte Nativo”, la tercera parte, es el momento de vida en la noche. Una música más abstracta, que basa su textura y ritmos en el sonido del monte, de los insectos, del viento, de las tormentas, de las aves. El sonido se empieza a ordenar hasta formar un organismo rítmico que avanza entre los árboles retorcidos del monte nativo.

“El “Nocturno” es una reflexión sobre quienes somos”–dice Juan.

“Señala lo que hemos construido sobre este jardín maravilloso que habitamos.

Los frutos espontáneos de esta tierra, los originales y los nuevos, tenemos que poder visualizarlos y valorarlos. Una anacahuita, un tatú o las milongas de Zitarrosa, frutos de esta tierra no son menos bellos que un pino, una ardilla o una canción de los Beatles”.

La música de Nocturno fue interpretada y grabada por el colectivo Campo. Los arreglos de cuerdas son de Javier Casalla que tocó violines y violas. También participaron Alejandro Piccone en trompeta y fliscorno y Hernán González en trombón.